Perspectivas y tendencias en el comercio marítimo internacional

En los últimos meses del año 2020 el sector marítimo observó un incremento en el costo de los fletes llegando a límites desconocidos hasta el momento. Según el Shanghai Containerized Freight Index (SCFI), el flete por TEU llegó a los 1.938,32 dólares el pasado 20 de noviembre. La razón principal ha sido la reactivación de […]

0

En los últimos meses del año 2020 el sector marítimo observó un incremento en el costo de los fletes llegando a límites desconocidos hasta el momento. Según el Shanghai Containerized Freight Index (SCFI), el flete por TEU llegó a los 1.938,32 dólares el pasado 20 de noviembre. La razón principal ha sido la reactivación de la economía china a partir del pasado mes de mayo y la paulatina recuperación de otras zonas del planeta, hubo un incremento de la demanda que superó la oferta de carga (por flota inactiva, black sailings o reestructuración de servicios) que se ha ido materializando en estos desorbitados precios a lo largo de los últimos meses.

En Empremar que transportamos todo tipo de mercaderías a cualquier parte del mundo, estamos pendientes a este tipo de dinámicas que repercuten a todos los protagonistas de la cadena logística y también a los clientes. La logística es siempre un reto, más aún en tiempos de pandemia.

La misma tendencia en el 2021

En el transcurso del año 2021, la tendencia ha sido la misma. El sector marítimo inició 2021 con los fletes muy altos que rozaban los 8.400 dólares entre Asia y el Mediterráneo. Una escalada que ya comenzó el pasado año y que sigue in crescendo. El aumento de la demanda, la escasez de la oferta de carga proporcionada por las navieras, la falta de equipo vacío, y el acopio que están haciendo economías como la de Estados Unidos o Reino Unido no ha hecho sino presionar, de una manera inédita, los fletes desde el Far East al Mediterráneo.

Entre Asia y el norte de Europa (Shanghái-Rotterdam) todavía el incremento en los precios es mayor (un 282% más respecto al año anterior). Los expertos dicen que a medio plazo estos precios tan altos podrían desalentar la demanda de productos de origen asiático que, precisamente, tienen en su bajo coste su principal ventaja competitiva. Situación, que sin duda, podría acabar afectando a los volúmenes, dinámicas y flujos del comercio internacional.

El Año Nuevo Chino

Sin embargo, tanto empresas cargadoras como transitarias confían en que la llegada del Año Nuevo Chino sea un punto de inflexión. La habitual relajación de la producción que se produce en el país, como consecuencia de la celebración, pueda permitir el retorno de grandes volúmenes de contenedores vacíos. Una situación que ayudaría a equilibrar los flujos que estarían esperando para salir del país asiático.

Óptica de la OMC sobre el comercio internacional

La Organización Mundial del Comercio (OMC) pronostica una recuperación del comercio mundial en 2021 superior al 7%. Este crecimiento no conseguirá alcanzar los niveles precrisis, por lo que se prevé una repercusión directa en el tráfico marítimo. Según la organización, el PIB este año crecerá un 4.9% (en 2020 cayó un 4,8%). La contención de daños en el comercio internacional podría deberse, en parte, a la sostenida demanda de suministros médicos, entre otras causas.

En la última publicación de la OMC llamada: “Adaptación a la era del comercio digital: desafíos y oportunidades”, menciona que las medidas de encierro y distanciamiento social que los gobiernos alrededor del mundo han adoptado para mitigar los efectos de la pandemia de COVID-19 han llevado a un aumento de las compras en línea y el teletrabajo, por lo que este tema hoy es más relevante y oportuno. En estos tiempos el comercio y las tecnologías de información digital que caracteriza a la sociedad, proporciona a los países de todo el mundo el acceso a mercados que estaban previamente considerado inalcanzable.

La barrera de la distancia geográfica ya no es: las opciones de los consumidores ya no está restringida y limitada a los productos que se encuentran en las tiendas locales o en pueblos cercanos. Plataformas de comercio electrónico proporcionar a los consumidores acceso a mercados mundiales en tiempo real. Igualmente, los productores pueden llegar a los consumidores, el suministro de bienes y servicios casi instantáneamente y en formas que fueron antes inimaginable, todo gracias a las nuevas tecnologías. La economía mundial ha cambiado significativamente por la digitalización.

Necesitamos asegurarnos de que nuestro comercio y los sistemas estén actualizados para que podamos explotar nuevas oportunidades y abordar los desafíos del mundo actual. Es necesario reformar las reglas que gobiernan el comercio, y esto debería hacerse de manera inclusiva. Los cambios traídos por las tecnologías digitales benefician a todos.


Notas:

https://www.wto.org/spanish/res_s/publications_s/adtera_s.htm

Por: Empremar Grupo Logístico Internacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *